» Artículos

Pelear por la libertad ajena es reafirmar la propia
24/09/2008 | Comité Uruguayo de Jóvenes por la Democracia en Cuba


Por Juan Pablo Miloc

En nuestro país, los jóvenes hemos crecido con la más variada información sobre lo que acontece en la isla cubana. Siempre dependiendo si hemos crecido en una familia liberal y demócrata, en una familia de izquierda conservadora y en última instancia de izquierda radical. En esta última sabemos claramente cual es la postura, lo que también sabemos contundentemente es que todos viven en una nebulosa sobre lo que sucede en la tierra de la salsa y el mojito. En definitiva, hemos crecido en medio de un encuentro de informaciones muy variadas sobre la polémica situación política y sus relaciones internacionales. Pero la pregunta mas importante que debemos formularnos, a mi saber y entender es, ¿cómo vive la gente en Cuba?, ¿qué quiere el pueblo cubano?

 

Sin pretender elaborar un análisis de las situaciones que históricamente llevaron a ese país a estar como esta, lo que sí voy a hacer es comentarles lo que pude vivir en ese país de contrastes, donde increíblemente todavía se puede respirar un dejo de libertad que alguna vez existió y que hoy se reduce a escombros.

 

Hablando con gente maravillosa en esa hermosa isla, tristemente me encontré con generaciones de conformismo y miedo, todo esto cargado de un sistema perverso que desdibujó los conceptos de democracia y libertad, de forma meditada y deliberada dentro de un minúsculo ámbito de decisión. En pocas palabras pude ver gente desesperada, en condiciones de vida que asustan a cualquiera, pero lo mas duro es ver a una minoría, que mediante una planificación malévola se perpetuó en el poder y viven como capitalistas en un país donde la mayoría abrumadora vive en la destrucción de casi medio siglo de comunismo y censura, coartados de nutrirse de los valores básicos para el relacionamiento pacífico y sostenido en una sociedad.

 

A la primer pregunta, sin duda y con dolor en el alma como ser humano, los cubanos viven mal alimentados, presionados, enfrentados entre si, paranoicos, en definitiva han creado una sociedad en que una parte cree ser la perfección social, otra que sufre no poder expresarse como lo hace el primer grupo y por último aquellos que ven pasar el tiempo y se sientan a esperar el cambio.

 

A la segunda, no lo sé, lo que sí sé es que cualquier conjunto de personas por su libre y espontánea voluntad, organizados bajo un orden jurídico equilibrado, en un Estado, esto es Territorio, Población y Poder Estático, este último emanado del segundo elemento, predispuesto en una organización de separación de poderes del estado, no optarían por la angustiante situación de la Isla. No es una opinión, es un hecho, dado que ningún país del planeta tierra lo ha hecho de esta forma y el sistema planteado en Cuba ya la historia se ha encargado de desmitificar su viabilidad, el comunismo es incompatible con la naturaleza del ser humano.

 

Como hay que valorar, y eso es algo que me reafirmó la experiencia de acercarme a la realidad de ese país, las libertades que gozamos y el poder manifestarnos en la forma que prefiramos, siempre respetando a las demás personas que quizás no piensan como nosotros. Paradójicamente esas personas que difieren en nuestro pensamiento, se manifiestan en contra con insultos, pero no nos pueden callar, pues el día que eso suceda dejaremos de ser libres todos, eso si nunca nos van a deber nada por la libertad que nosotros reafirmamos a diario.

 

Yo no le tengo miedo a nadie cuando de libertad se trata y menos si me estoy enfrentando a quienes intentan someternos a autoritarismos. Y no solo eso, sino que digo basta con la complicidad y con darle la espalda al pueblo Cubano, que vive oprimido por un régimen opresor y autoritario.  Yo solo pido y conmino a todos a la reflexión obligada, ¿Qué tanto hacemos por las libertades que gozamos nosotros? NO NOS OLVIDEMOS NUNCA, QUE PELEAR POR LA LIBERTAD AJENA ES REAFIRMAR LA PROPIA.

 

Este es el momento, hoy, ahora, para romper con la complicidad de la comunidad internacional latinoamericana que mucho sabe de esta realidad pero que tan poco hace. Es denigrante, de la forma que los populistas latinoamericanos se llaman entre si hermanos latinoamericanos y hacen encuentro tras encuentro llamando a la conciencia e integración de América Latina, yo le pregunto a estos Señores y Señoras ¿qué tanto hacen por los hermanos latinoamericanos cubanos?

 

Alcemos juntos la voz y que se sienta en toda Latinoamérica, “Nosotros no apoyamos a la dictadura Cubana” y continuaremos manifestándonos, para que algún día ese pueblo pueda autodeterminarse, así como en casi todo el mundo los estados son creados para estar al servicio de su pueblo, no a la inversa y como sucede en Cuba.

 

Por esto es que yo me permito realizar una triple exclamación “Por la Libertad en Cuba, la Fraternidad de la comunidad internacional y por la Igualdad de oportunidades para el pueblo Cubano”, que ojala algún día se despierte de ese sueño de libertad y pueda tomarla con sus propias manos.

 

Juan Pablo Miloc.

 

 

Enviar por E-mail | Versión para Imprimir

Directorio Democrático Cubano
P.O. Box 110235
Hialeah, Florida 33011
Tel. 305-220-2713
info@directorio.org

© Copyright 2008 Directorio Democrático Cubano. Todos los Derechos reservados.